sábado, 21 de febrero de 2009

La Conspiración Cósmica


.

El día D a las hh:mm los planetas no estaban alineados. Su posición, que se puede considerar aleatoria, no mostraba nada peculiar ni digno de atención, pero la suma o combinación de sus influencias construyeron el alma de aquellos que vieron la luz en ese momento.

Tal vez, sin embargo, su carácter y personalidad estén escritos en sus genes y el resultado sea el de una ecuación o formula de combinatoria: combinación de x genes tomados de y en y. Una de las miles de combinaciones, elegida de forma aleatoria, es la causante del físico y personalidad del sujeto.

¿Está escrito en el cielo que una persona va a ser un asesino?. ¿Se encuentra, tal vez, plasmado en sus genes?. En algunos casos elegimos formulas científicas porque nos es más fácil aceptarlas, ya que aspiramos a encontrar una fórmula que contrarreste los resultados negativos o incluso los evite. En el caso de los asesinos se supone que la ciencia podrá algún día llegar a erradicar esos genes, pero no se podrá nunca fijar los planetas en aquellas posiciones en las que las influencias sobre los acontecimientos sean siempre positivas.

La ciencia tiende a ser el arte de practicar ser Dios; no en el aspecto divino, iluminado, sino al de saberlo todo, saber qué está pasando y deducir sin errores el futuro; es decir, prevenirlo. Un burdo ejemplo es la predicción climatológica; se sabe con bastante certeza que mañana va a llover en una zona perfectamente localizada.

Algunas mentes privilegiadas, científicas o no, gracias a las cuales vivir no resulta aburrido, nos explican en hermosos libros lo positivo que resultaría conocer o prevenir el futuro. Es un deseo lógico, ya que sabiendo el devenir podremos evitar sus aspectos negativos, o al menos paliarlos.

“Soy un asesino”, o mejor, “voy a ser un asesino”. Esta convicción me puede llevar a cultivar mi persona en la dirección de saber controlar situaciones que me incitarían a matar a alguien. Si no sé que soy, o voy a ser, un asesino, no trataría de evitar nada, y llegará el día en que mate a alguien.

Un alto cargo de un pasado gobierno alemán dijo en una ocasión: “Sabemos quienes van a delinquir. Esperaremos a que cometan un delito para detenerles”. ¿No sería mejor informarles?, pero ¿cómo les daríamos a conocer su futura condición?. Es un gran dilema:

Método científico: si esa condición está en nuestros genes, la observamos en un estudio genético, pero al tratarse de una ciencia “oficial” no habría voluntariedad en oficializar nuestro futuro. No es que nos importe saber que seremos delincuentes; nos aterra el que se sepa oficialmente.

Método esotérico: ciencia difusa basada, según sus adeptos, en la observación, es decir: se ha observado que todos aquellos nacidos bajo el signo de Acuario con ascendente en Venus, poseen el mismo carácter en sus parámetros más generales, y son materialmente distintos a aquellos que nacieron bajo el signo de Cáncer con ascendente Urano. Las diferencias pueden ser más acentuadas según la fase lunar en el momento de la concepción, pero eso es un estudio más avanzado. Este método no está soportado por organismos oficiales, y debido al secretismo que lleva aparejado, se acude a él en masa.

Es fácil entender, claro, que si la luna, satélite terráqueo que tenemos aquí al lado, influye de tal manera que hace subir y bajar el nivel del mar de forma periódica creando un reloj cósmico por el que se guían diversas especies animales y vegetales, de la misma forma Urano, del mismo tamaño aunque un millón de veces más lejos que la luna, influye en el carácter del ser humano.
La colección más variada de dioses corresponde a las antiguas Grecia y Roma. En estas religiones multiteístas cada dios cumple su misión sobre el género humano, el amor, la guerra, el arte, la muerte... se combinaba y dirigían el destino de los hombres. Pusieron sus nombres a planetas y constelaciones, y éstos ocuparon su lugar. La vida de los dioses se substituyen por energías difusas positivas y negativas que gobiernan los acontecimientos terrenales.

Ironías aparte, hay que reconocer que esta ciencia infusa y difusa, es la única en ocuparse de estos temas y ayuda anímicamente a aquellas personas que buscan soluciones a sus problemáticas situaciones o dan esperanzas de una vida interior mejor de la que se posee.

La teoría más hermosa que existe sobre el control del futuro es aquella que asegura que sucede lo que tiene que suceder, que lo que el destino marca es inamovible; pero si bien no podemos variar qué va a suceder, si podemos, en cambio, controlar cómo va a suceder. Fácil, si llegamos a conocer el devenir.


Hay quien divide nuestro paso por la vida en ciclos que se repiten de forma periódica, y cada uno de ellos a su vez se divide en tramos con misiones específicas. Por ejemplo en el último tramo de un ciclo debemos deshacernos de todo aquello que nos sobra, que no necesitamos, para comenzar el nuevo ciclo limpios. Si no lo hacemos así, arrastraremos cosas inservibles, basura, de la que será difícil deshacerse en los tramos del nuevo ciclo, y estarán estorbándonos en las nuevas misiones. Estupendo si sabemos en qué tramo del ciclo nos encontramos y realizamos nuestros quehaceres en el momento en que hay que realizarlos.

Esta teoría casi se encuentra dentro del razonamiento científico, ya que utiliza una cierta lógica al advertir que para alcanzar un objetivo son necesarios unos pasos intermedios que hay que realizar con orden. Puesto que el objetivo es vivir, no es de extrañar que pasemos por fases de aprendizaje, de creatividad, de ejecución etc., y si sabemos en qué fase nos encontramos, podremos controlar lo que sucede, que en definitiva es lo que tiene que suceder. Al final del ciclo se acaban muchas cosas; controlemos dicho fin.

Resulta asombroso cuando descubres la fase en que te encuentras y analizas las fases pasadas. Sucedió lo que tenía que suceder, y de saberlo antes, habrías controlado cómo desarrollar los acontecimientos de forma ordenada y en momentos adecuados.

Cuando uno se da cuenta de esto, y si te has movido en entornos de influencia de la ciencia oficial, comienzan a surgir dudas respecto al qué sucede y al cómo y cuando sucede. La ciencia oficial, como en otros casos, dice que nada se sabe, pero ante la obviedad no lo niega. Ante este suceso obvio pero no medible, la ciencia ‘difusa’ desarrolla la imaginación tratando de explicar los sucesos ya que solo hay margen para teorías imaginativas.

La teoría más convincente utilizada para la explicación de los acontecimientos es la Teoría del Caos. Para que exista un suceso, deben haber existido unos cuantos sucesos anteriores. Si uno de ellos varía, el suceso final será distinto al esperado. En cualquier caso, cada pequeño suceso es fundamental para el resultado: “Una mariposa mueve sus alas en Pekín –dice la Teoría del Caos– y nieva en Nueva York”.

Beatriz y Alex lo llaman “Conspiración Cósmica”, entendiendo por Cosmos el conjunto de todo lo existente.

Beatriz y Alex se abrazaron para saludarse la quinta vez que se encontraron y se enamoraron profundamente. Era un sábado por la noche y se oficializó el emparejamiento al sábado siguiente; al séptimo día.

Para la ciencia, el amor es una emoción, y como tal esa sensación física se debe a una reacción química. Toda reacción química se produce cuando los elementos están en la proporción adecuada y se proporciona energía para el primer empujón. Hidrógeno y oxigeno no se combinan para producir agua por si solos sin el detonante de una pequeña chispa. ¿Por qué se enamoraron Beatriz y Alex en ese preciso momento? Porque ese era ‘el momento’ y porque ambos estaban con sus moléculas emocionales en proporciones adecuadas. El detonante: un abrazo.

Alex estaba recién salido de la crisis posterior a una separación afectiva y estaba convencido de no volver a encontrar otra relación de ese tipo. Beatriz llevaba tres días viviendo en casa ajena por su traumática tercera separación matrimonial.

Ambos acudieron al bautismo artístico de Julia, una hija de Alex; Beatriz fue arrastrada por Clara, su mejor amiga, que tenía la intención de hacerla pasar lo mejor posible esos traumáticos momentos, y Alex por razones obvias. ¿Era ese el momento? ¿Las condiciones pueden considerarse óptimas? Indudablemente sí. Pero además, Julia y su representante eligieron ese día para su bautismo artístico: otro día hubiera ocurrido otra cosa.

Pero ese momento ha sido tan especial, emocionante e intenso y ha desencadenado otros momentos tan maravillosos, que la explicación más creíble e imaginativa es la de Conspiración Cósmica. Pero, ¿sin ayuda?.

Queda por saber si la fecha fue importante, estelarmente hablando, o si hubo influencia de la luna llena de ese día, que fue un día 6 de un año que también vibra con el número 6 al igual que la fecha de nacimiento de Alex aunque fue un 6 de Marzo que vibra con un 9 al igual que la fecha de nacimiento de Beatriz...Del día en que se conocieron al día del abrazo, pasaron 6 meses y 6 días. ¿Va a vibrar todo acontecimiento con el número 6?

¿Alguien duda de la Conspiración Cósmica? Más vale aceptar que las cosas suceden porque han de suceder, y si conviene cambiar rutas o redirigir acontecimientos, que lo hagan los auténticos expertos, que como puede descubrirse fácilmente, nacen con ese don.

Alberto (La vida gris) también piensa que los sucesos que nos rodean determinan el futuro. Es, básicamente, la misma teoría que antes: el caos, la suma de sucesos provocan un suceso que te afecta, y hay que aceptarlos tal y como vengan, ya que nosotros habremos influido para que ocurran en la forma que ocurren. Para Alberto, se influye sin desearlo. Influir de forma consciente, lo cree nocivo para las mentes débiles como la suya. Está convencido de que su comportamiento influyó en un resultado no deseado, y desde entonces sufre el castigo de la ausencia no deseada. Entendámoslo.

_

20 comentarios:

Io dijo...

Un tema fascinante que da para mucho. ¿Realmente poderíamos llegar a controlar los acontecimientos? Los actos realizados conscientemente pueden derivar en resultados opuestos a los deseados (Aquello de que el infierno está lleno de buenas intenciones, no?)

Y a veces, las situaciones más complicadas se resuelven de la forma más inesperada, sin que haya habido mediación nuestra.

Luego está ese enigmático cruce de vidas caprichoso que hace que un desconocido te diga lo que necesitabas oir en el momento justo. Cosas como estas te hacen pensar que la ciencia está muy lejos de la verdad.

"Resulta asombroso cuando descubres la fase en que te encuentras y analizas las fases pasadas". Y eso ¿Cómo se descubre? Porque aportaría mucha luz a las tinieblas misteriosas en las que vamos dando palos de ciego, es decir, la vida.

Me ha encantado esta entrada. Pero me la tengo que leer otra vez.

Gracias por tu visita!

Besos!

Lola Mariné dijo...

Creo total y absolutamente en el libre albedrío: un@ escribe su propio destino, eso sí, influido por las circunstancias y la suerte (o casualidad).
Sería terrible que se naciera genéticamente asesin@ y no se pudiera escapar a ese destino.
Por otra parte, lo que sí existe es "la profecía autocumplida": si tu le dices a un niño que es malo, lo será, porque llega a creerselo y no quiere decepcionarte...

kuoremio07@gmail.com.ar dijo...

CREO,UNO TIENE LA FORMA DE CAMBIAR DETERMINADAS COSAS, SI TE AUTO CONVENCES DE QUE TU VIDA ES GRIS( COMO TU HISTORIA ANTERIOR) Y NO LE DAS EL CAMBIO NECESARIO, ES LÓGICO QUE ESTÉS ESTANCADO. LOS CAMBIOS SON MUY IMPORTANTES, TE HACEN SER SEGUROS DE TI, TE MUESTRAN OTROS CAMINOS,TODO DEPENDE DE TU PENSAMIENTOS. PENSAR EN POSITIVO, VIVIR, CADA DÍA Y SOBRE TODO EL PRESENTE. MUY LINDO POST , INTERESANTE.

BESOS!

El chache dijo...

Realmente fascinante.
Es increible como nuestro comportamiento puede verse influido por el alineamiento de los planetas y cosas asi.
Un saludete

anapedraza dijo...

Ufff, pienso un poco como Lola, pero cuando Ana se quedó embarazada me dió por pensar. ¿Por qué fue precisamente ese día? Llevabamos meses intentándolo y nada de nada, y ese día, que yo no quería, tenía los testículos secos y hacía unos días que habían despedido a Ana y ZAS. Había luna llena, tal vez influyó.

¡Excelente post!

¡Un fuerte abrazo!

MIGUELO

Andrea dijo...

Pues desde luego que es fascinante. Siempre me han llamado la atención determinadas 'señales' que la vida deja entrever en momentos especiales y decisivos de tu vida. Algunas veces me he dajado guiar por esas señales y he actuado en consecuencia. Viajes, rupturas, mudanzas, cambios de trabajo, las etapas que fui superando fueron marcadas por determinadas circunstancias que aparecieron en el momento justo. No tengo claro si creo en algo, solo se que debo estar atenta a esas señales. Un abrazo.

AliciA dijo...

Qué bonito! Es un poco el dilema que se plantea en La vida es sueño, de Calderón...

Maribel dijo...

¿Y qué seríamos capaces de hacer si conociéramos de antemano nuestro destino? ¿Cambiarlo? Con tu post me han venido a la mente dos reflexiones, que salen en realidad de dos obras de la literatura. Parece ser que los hombres fuimos creados inmortales, pero la inmortalidad generaba enormes problemas, entre ellos el propio aburrimiento. Visto lo visto "el Creador" decidió darnos una vida de 100 años y los problemas no se resolvieron. Y visto lo visto decidió darnos una muerte incierta, que nunca supiéramos cuando iba a llegar, para que fuéramos capaces entonces de vivir intensamente el día a día, a sabiendas de que mañana podría ser el último. ¿Tú crees que le sacamos partido al mensaje?
La otra reflexión, que a veces también pienso, es que el mundo está dominado por el azar y que si cae una maceta de un quinto piso y te da a ti en la cabeza es porque pasabas tú y no yo, no porque tuvieras tu día señalado, es más simple.
En fin, tema para el debate.
Saludos.

ulises dijo...

Los estudios alemanes de los rasgos antropométricos para clasificar sus tendencias en la vida no me resultan muy creibles. Pero bueno, se tartaba de establecer teorías.
Como dice Lola Mariné creo en el libre albedrío de la humanidad. Las circunstancias hacen que seas de una forma u otra. Lo avanzado del Homo Sapiens es su sociabilidad y por lo tanto su interactuación (hoy está de moda la teoría de los seis grados). El "efecto mariposa" me parece fascinante pero también es una forma de explicar lo inexplicable.

Un saludo a tod@s

ade dijo...

- La vida es una aventura, podemos tomar nuestras previsiones, pero jamás sabremos que encontraremos detrás de la montaña, y ese misterio es lo que hace que el riesgo sea interesante. Y como dijo Alicia en elcomentario anterior, La vida es sueño....Un abrazo. Ade

Odi Noyola dijo...

Sos todo un Sol. Ke bonito esto: "La teoría más hermosa que existe sobre el control del futuro es aquella que asegura que sucede lo que tiene que suceder". Me agrada eso y peor (por ilusa) pensar ke todo sucede por un bien. Como dicen: "no hay mal ke por bien no venga". Me ha gustado infinitamente cuando hablas de los ciclos y el ejemplo ke das. Por todo eso, su Ser&Estar y mucho más. ¡Gracias! Tenes, de mi parte el ¡premio de Symbalmine! Todavía no he publicado la obligatoria entrada. Pero vaya
preparandose interesante caballero. Estan son las normas:
1. Elegir siete candidatos que por sus cualidades creas que merecen el premio.
2. Editar una entrada mostrando el premio y hacer referencia a quien te lo entregó.
3. Notificar a tus candidatos.
4. Si lo deseas exhibir el premio en tu blog.

... ya sabeis.
¡Pasarla bien!
Ciao.
^-^

TitoCarlos dijo...

En este momento hay un suceso; todos los elementos del Cosmos se encuentran en un equilibrio determinado y si uno solo de ellos cambiara, el suceso sería otro o no existiría. Digo entonces que el Cosmos ha conspirado para crear un suceso.
Los magos crean ilusiones; los brujos mueven hilos para cambiar el equilibrio del Cosmos, pero creo que éste acaba poniendo las cosas en su sitio.

Io: Leela otra vez, pero creo que lo has entendido.

Lola Mariné: Lo llamamos 'libre albedrío' cuando nadie interviene. Creo que intervenimos continuamente; educamos a nuestros hijos, ayudamos al vecino, y hacemos cosas con la intención de mejorar el futuro. La experiencia nos hace adivinar, en parte, el futuro, y lo evitamos o lo mejoramos.

kuoremio07: El camino que propones, es uno de los posibles a seguir. Esa fé condiciona nuestros actos positivamente.

Chache: particularmente, no creo en influencias ajenas a nosotros mismos.

anapedraza (Miguel): No pienses más: lo hicisteis Ana y tu; nadie más.

Andrea: Efectivamente, a eso me refiero. Ves lo que te rodea (situación cósmica) y cambias elementos para evitar una situación que no quieres. Captar el momento: para algunos, un dón.

AliciA: Debo suponer que esto es uno de los dilemas existente desde que la humanidad posee inteligencia. Ningún otro animal se lo plantea (hasta ahora)

Maribel: Sin incertidumbre la vida sería aburrida; ahora incluso existen todavía aventureros que la buscan constantemente. Creo que la vida evoluciona, y el tratar de entenderla estará siempre como objetivo.
Lógicamente, hay sucesos imprevisibles totalmente, lo que no quita la conspiración del Cosmos.

Ulises: Ya he contestado a Lola sobre 'el libre albedrío'. Todo estudio sirve para adivinar el futuro. Lo de los alemanes puede ser una pequeña ayuda para variarlo positivamente, ¿por qué no?. Relee todo lo que puedas sobre la teoría del caos: es fascinante.

Ade: El tomar precauciones, afianza mi teoría de que no nos gusta el libre albedrío, y no nos dejamos llevar por él. Siempre encontraremos cosas desconocidas para las que no estábamos preparados. Para la siguiente vez, o para el que venga detrás, se tomarán nuevas precauciones.

Odi Noyola: Me gusta que te guste. Gracias por el premio, lo recibiré con sumo agrado y empiezo a prepararme.

Muchas gracias a todos por compartir mis dudas, mis aciertos y por marcar mis posibles errores. Sin vosotros estaría demasiado quieto.

A MI SI y si a tí no... dijo...

Supongo que mi postura es algo diferente. Creo en la vida después de la vida y que todos estamos en cierta forma conectados. Cada suceso es coherente con lo que en nuestras vidas anteriores hemos desarrollado. Buscamos a esa otra parte, que en vidas anteriores descendió de nosotros y que podemos o no encontrar. De hacerlo pasaremos al siguiente estadío en mejores condiciones de sobrellevar las diferentes situaciones traumáticas o divertidas. De no hacerlo (no encontrar nuestra otra parte) pasaremos por la vida indiferentes a todo lo que no sea nosotros mismos. "Mirándonos la pelusilla del ombligo" y el resto, que va...! Es mucho más simple que toda las teorías científicas, aunque también aquí se aplica la teoría del caos.
Muy bueno el post. Me encantó leerlo.
Ah! otra cosa: saber con antelación que nos va a pasar, hace la vida muy aburrida ¿no crees?
Besos!

TitoCarlos dijo...

A MI SI; Y SI A TI NO...: No creo en la reencarnación. Soy más físico que espiritual y pienso que así sería la vida demasiado larga.
No se trata de saber que es lo que va a pasar, sino de prevenirlo. Imagínate un combate de boxeo, por ejemplo, si te dan te duele seguro; se trata de evitarlo. Muchas de las cosas que nos pasan, al mirar hacia atrás, sabemos por qué han ocurrido, y lo vemos un proceso lógico: Podía haberse evitado, o haberse mejorado, según.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Es interesante lo que dices, pero ese asunto de Acuario con ascendente en Venus, no puede ser, por la sencilla razón, que los ascendentes no son con los planetas. Los ascendentes son con otro signo zodiacal, que se tiene que calcular de acuerdo a la latitud y la longitud en que el sujeto este parado justo a la hora de su nacimiento. Y esto arroja todo un estudio muy complejo donde interviene la energía de cada cuerpo astral de acuerdo en el justo momento en que el sujeto nació, se reconstruye la forma como estaba la bóveda celeste en el momento en que naciste y se requiere cálculos matemáticos precisos.

Ahora, los astros no te dicen lo que te pasará. Lo que hacen es informarte de tus debilidades y tus potencialidades para que las uses. Las debilidades para que las trabajes y te fortalezcas y las habilidades para que les saque el máximo provecho al utilizarlas.

Si estas conciente de ello trabajarás con disciplina esa cualidad, que no te favorece para cuando lleguen el sucesos que no te haga perder el control fácilmente, para que no lo pierdas y te mantengas sereno. La decisión de cambiar tu destino esta en tus manos, no existe un determinismo total.
Los hechos individuales y grupales del ser humano han determinado un derrotero a seguir que se ira modificando con los actos constantes en forma individual y grupal.
De tal suerte que somos arquitectos de nuestro propio destino aunque parezca que no es así.

Cierto, lo que va a pasar pasará porque ya lo generamos con la ley de acción y reacción, pero la diferencia será la respuesta que se de a ese hecho que pasará, y esa respuesta determinará el siguiente suceso de acuerdo a nuestra reacción al suceso anterior.

Ejem.
Si por alguna razón esta determinado que tendré un accidente, y sucederá lo quiera o no, los estragos del accidente serán de acuerdo a lo que yo haga en mi vida, si soy una gimnasta que tiene flexibilidad en los músculos y articulaciones, que se alimenta adecuadamente, y respira concientemente manejando la respiración, es probable que dicho accidente le sea mínimo los estragos en su contra, porque su cuerpo responderá con elasticidad y no se fracturara ni rasgará sus músculos por tener la capacidad de extenderse, cosa que será distinto a quien no a cultivado todo esto y al tener un accidente similar será más lastimado por que su cuerpo no responde para no dañarse.

Ahora volviendo a lo anterior. Cada ser humano tiene su propio mapa de nacimiento, pues no es lo mismo uno que nació en Tauro (que por cierto lo rige Venus) y tiene su ascendente en leo

Con respecto a otro del mismo signo que su ascendente es capricornio, etc, etc, a parte que se tiene que ver lo de sus casas.

Ahí te dejo porque esto es materia de estudio de gran envergadura y que por cierto se tiene que conocer también algo de astronomía y de mitología grecolatina



Quiero decirte que si existe la conspiración cosmica que pretende una evolucion en todos los sentidos. Y esta evolucion de da con aciertos y errores para apoyarse en los aciertos y aprender de los errores. Y como se dice por ahí, lo que pienso y deseo “el universo entero conspira para que se cumpla” solo que no sabemos lo que deseamos y reforzamos lo que nos daña.

Un saludo

PD.- disculpa el largometraje y los posibles errores

TitoCarlos dijo...

Celia: Te perdono, me gusta tu disertación.
Siento el error por los ascendientes, pero al no creer en ello, mi desconocimiento es grande; sin embargo si que dices "Lo que hacen es informarte de tus debilidades y tus potencialidades para que las uses." En definitiva es lo que cuento, solo que creo más en un estudio genético, que en los astros. En definitiva, Todas estas influencias la encontramos a pocos metros y son mas lógicas que a distancias siderales, que solo se basan en actos de fé. Ni se miden, ni se comprueban.

Celia Rivera Gutierrez dijo...

Tito Carlos
No puedes negar lo que desconocer, para poder afirmar algo es porque se tiene los pelos en la mano. Mi filosofía, es que existen dos posiciones muy cómodas cuando desconocemos algo, creer a pié juntillas lo que se nos dice o negar a priori, y ambas posiciones denotan flojera. Nunca se debe negar o aceptar algo sin estudiarlo a fondo y entonces si no se dice "yo creo" o "yo no creo" porque ambas cosas hablan de desconocimiento. Lo sensato es yo conozco o yo no conozco y para poder decirlo se requiere el haberlo estudiado. Al haberlo estudiado se podría decir lo he estudiado y no me convence por esto y por esto.

Porque yo puedo creer que existe una gran tienda en la esquina o puedo no creerlo, pero hasta que no valla, sabré si esta o no esta.

Existen muchas cosas de la ciencia que no entendemos y solo las aceptamos porque hacemos usos de sus productos que nos permite darnos cuenta de su existencia (yo hago uso de la energía eléctrica y no se como sucede y si se perdiera el conocimiento y las herramientas que lo producen de seguro me sería difícil volverla a obtener y no puedo decir que en esa energía no creo, porque he hecho uso de ella aunque no conozca la manera de obtenerla). Si tu te transportaras a la edad de piedra y les hablas de genética te dirán que estas loco, incluso hoy en día a menos que sea tu ramo no sabrás manipular la genética, pero los estudios lógicos te dicen que existen.
En cuanto a los astros y sus energías en realidad se ha hecho tanto mal uso de su conocimiento, que muchas personas lo manejan en forma de charlatanería y desvirtuado su verdadero conocimiento. Pero en si esa ciencia (aunque no te guste el termino y te sea difusa por no estudiarla) se le llama cosmogenética, en otras palabras genética del cosmos y si te das cuenta eres un ser cósmico, porque estas hecho de polvo de estrellas, y al hablar de cosmogenética se habla del todo en el cual tu eres parte de ello, y si el cosmos esta lleno de energía, tu estas lleno de energía de ese cosmos porque eres parte de él. Estudiar al universo es estudiarte a tí mismo. Y al hablar de estudiar al universo me refiero tanto a su parte material y posición con respecto a la posición en que estés parado ya que nadie sabe cual es su centro y solo es medible las distancias de sus cuerpos, pero dentro de esa materia, que se pesa y se mide existe como en nosotros,que formamos parte de ellos la parte emotiva y energética de la cual las ciencia faticas no se ocupan.

La única cosa que no puedes comparar en tu disertación es justamente la que desconoces, estúdiala y convéncete con razones de peso que no es cierto, pero no se vale decir no "creo".

Un gran saludo y gracias por visitar mi beso

XoseAntón dijo...

Supongo que para el determismo resultaba esencial conocer el futuro o por lo menos su fatalidad; pero para los que apuestan por el azaroso indetermismo quizá sea más importante el Caos presente, quizá de el dependan sus condiciones a posteriori, o no, quién sabe.

Sea como fuere, el artículo es para el intelecto

Saludos

Halatriste dijo...

Yo creo que no todo está escrito, que el destino, es fruto de nuestros actos, y esos actos conyevan consecuencias, si tu golpeas un objeto se desplazará, sino lo haces se quedará donde está.
Pienso que cuando nos ponemos a anlizar lo que hemos hecho, esos actos forman parte de nuestra historia, y cuando hemos hecho algo mal después de la consecuencia de ese acto, decimos y si lo hubiesemos hecho de otra manera, pero el hecho es que no lo hicimos, porque no sabíamos las consecuencias a priori.
Como se suele decir, a toro pasado, todo se ve distinto, pero ni las fuerzas del universo,ni los astros, ni nada de eso creo que ha influído en nuestras decisiones. Somos los hombre simpredecibles para muchas cosas
Es mi opinión
Un saludo

TitoCarlos dijo...

Acabo de ver la película 'El extraño caso de Benjamin Buttom'. En una escena explica el atropello de su amada, y cómo conque solo uno de los sucesos que cuenta no hubiera ocurrido o lo hubiera hecho de distinta forma, el suceso final sería distinto.
Es a eso lo que llamo conspiración cósmica. Todos los elementos del cosmos han conspirado para que esto suceda. Es una visión particular de la teoría del caos.
La única forma de intervenir, creo, es pensando antes de realizar cada uno de nuestros actos, ya que con seguridad van a influir en una cadena de acontecimientos.

Xose Antón: No quiero conocer el futuro (algunas veces está claro), quiero participar en él.

Halatriste: ¿Podríamos decir que el futuro está escrito, pero lleno de tachones? si vas por un camino, está escrito a donde vas a llegar; si a la mitad del recorrido giras a la izquierda, se hace un tachón para corregirlo.

Todo lo escrito en este blog está protegido bajo licencia.

Creative Commons License
Soy Tito Carlos by Carlos Villanueva Tejero is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Based on a work at soytitocarlos.blogspot.com.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://soytitocarlos.blogspot.com/.